HISTORIA

 

DURANTE EL PRIMER MILENIO DE LA ERA CRISTIANA, LA PENÍNSULA IBÉRICA SINTIÓ  EL ACOSO DEL IMPERIO ROMANO, EL CUAL SE ENCARGÓ DE CONQUISTAR  TODO EL TERRITORIO HASTA ENTONCES IBÉRICO... ¿TODO? NO. UNA ALDEA POBLADA POR IRREDUCTIBLES MARAGATOS ASTUR-LEONESES RESISTIÓ Y RESISTE, AHORA Y SIEMPRE, AL INVASOR, GRACIAS A UNA POCIÓN MÁGICA QUE LES HACE INVENCIBLES: ¡EL CALDO DE BERZAS CON BOTILLO!

 

 

-PRIMEROS DOCUMENTOS: EDAD MEDIA

Fuentes Literarias de la Edad Media en relación a Astorga o sus alrededores:

      

a) ARCHIVO DIOCESANO DE ASTORGA, Cámara episcopal, 3-65

Documento del 1254: contrato de foro otorgado por el Obispo don RODRIGO a favor de JUAN MIGUÉLEZ, clérigo, de la casa que tiene en Filiel.

"Con todos sous derechos et con suas pertenencias por en todo uestros dias per tal pleito que la moredes e la pobredes per uestro corpo e fagades hy vuestro celleiro maor de uestras cousas e que la paredes ben a todo uestro poder e que seades nostro uassallo fiel sen outro sennor e que non criedes hy fidalgo sen nostro mandado special, et daredes a nos e a nostros successores de las rendas e de los fruchos desse lugar cadanno LX soldos por la festa de Sant Martino."

 

b) CABERO DOMÍNGUEZ, C; Astorga y su territorio en la Edad Media (1995)

p. 84: Filiel. Somoza. Documentado en 1017.

p. 90: entre 1027-1243 se documenta el pueblo de Villarejo, entre Filiel y Lucillo. Actualmente desaparecido.

 

c) 1. V.V.A.A.; Arciprestazgo de la Somoza (2000)

p. 9: La parroquia y pueblo de Filiel se [...] menciona en 1027 como "Felelle", propiedad de la Iglesia de Astorga. Esta parroquia en la documentación aparece como "anexo de Chana" ya en 1541, en el Libro Becerro y Cuaderno de Oficio de Iñigo de Miranda.

Su Iglesia parroquial, puesta bajo la advocación de Ntra. Sra. De las Candelas, ha tenido reformas a través de los tiempos. Su Capilla Mayor, [...] denota notable antigüedad [...]. Tanto el retablo mayor como los laterales, [...] son del s. XVIII, destacando en la hornacina central del retablo mayor la imagen de la patrona, Ntra. Sra. De las Candelas, [...] del s. XVII. Sobresale el sagrario o custodia del altar mayor, obra, probablemente de principios del s. XVII.

En la visita del Obispo BERMÚDEZ el 1 de noviembre de 1732 se menciona la ermita de San Antonio y se manda "que esté bien reparada". [...] alberga su ermita un buen retablo del s. XVII, muy probablemente de la escuela de BECERRA, [...].

En el fondo de Protocolos Notariales del Archivo Diocesano de Astorga se conserva un contrato fechado el 27 de mayo de 1588, por el cual se hace tasación de una campana "que hizo Pedro de Agüero (maestro de hacer campanas) para la Iglesia de Filiel", figurando como tasador Juan de Ortega (maestro de hacer campanas).

 

 

 

-ÉPOCA ROMANA

 

a) EL ORO:

 

ARES ALONSO, I; Astúrica y el Oro Astur (1996)

p. 34: En las fuentes romanas, se dice también que los romanos "cedieron su campamento a los Astures". Y tal afirmación, por el contexto, hace pensar que el campamento romano está ubicado junto a las edificaciones Astures. Y esta idea encaja con el binomio castreño de aproximación de emplazamientos, que se repite por todo el País de Maragatos: en Castrillo de los Polvazares está la Mesa romana y el Castrillín; en El Ganso aparece el Castro romano y el Castrico por la otra parte del camino; en Buisán se alza el Castrión frente a los Castillos; en Filiel, la Corona domina la Castro; en el Val de San Lorenzo, el Cabezo se impone al resto de los castros.

p. 45-46: Sopesando el presente documento de L. ANNEO FLORO resulta, cuando menos sospechoso, por lo que se pueden lanzar algunas cuestiones que contrastan, en principio, con sus afirmaciones tan categóricas: (...) Sin embargo, la Corona de Quintanilla de Somoza, la de Filiel, la Mesa de Castrillo de los Polvazares y toda la infraestructura minero-hidráulica, desde el Alto del Palo hasta la Laguna Cernea, en el término de Santa Colomba de Somoza, hablan otro lenguaje, que suena a sangre, sudor y lágrimas.

p. 47-48: Los lugares más llamativos del País de los Maragatos, donde todavía se puede rastrear perfectamente ese pasado aurífero, son: (...) Los Foyos y sus "arrugias", de Filiel y de Molina Ferrera.

p. 70: Iniciamos la bajada, por entre vetas de piedra moraliza, hacia el río Duerna, en dirección a Filiel. Pronto encontramos grandes montoneras de cantos rodaos, vestigios perennes de la explotación aurífera. Frente a Filiel, viejo castro astur, vemos también la gran Corona, con potentes elementos defensivos. Se pueden distinguir alineamientos de aluviones estériles apilados formando llamativas brañuelas o cascallales.

 

b) EL EJÉRCITO:

 

- Cohors IV Gallorum:

    Claudio (41-54)

La Cohors IV Gallorum era una unidad auxiliar de infantería. Se ha documentado su presencia en la localidad de Castrocalbón (León) únicamente en época de este emperador, momento en que se fechan los 7 hitos augustales de Soto de la Vega (León) y uno en Castrocalbón, todos ellos delimitan un territorio con las civitates de los Luggonum y Baedunia. Aún así CARRETERO VAQUERO y ROMERO CARNICERO piensan que estaba asentada en una zona próxima al valle del Duerna.

 

- Ala II Flavia Hispanorum civium Romanorum:

Entre finales del s. I y mediados del s. II ocupa el antiguo campamento de la Legio X Gemina, como unidad auxiliar de caballería adscrita a la Legio VII Gemina. Por el nombre de Flavia se supone que fue creada entre el 69-96 (momento de esta dinastía) y por los adjetivos sabemos que estaba compuesta por hispanos con ciudadanía romana.

Por su asentamiento se supone que sus funciones serían la de vigilar el sector minero del monte Teleno, al tiempo que realizan tareas técnicas y de control en las propias minas.

En Astorga se ha encontrado una inscripción funeraria dedicada por CAIUS CORNELIUS SERENUS a DOMITIO, ambos jinetes del Ala II Flavia.

 

    Antonino Pío (138-161)

Junto a la Legio VII Gemina y otras tropas de auxilia, luchan en el conflicto de Mauritania, concretamente en Lambaesis, como lo demuestran la inscripción funeraria de VALERIUS LASCIVUS, jinete de esta unidad, y el ara vovita dedicada a Júpiter por MARCUS FABIUS METTIANUS, prefecto del ala.

Otros prefecto, LUCIUS VERSENUS APER, aparece mencionado en un ara dedicada a la Fortuna en Petavonium, y en un diploma militar hallado en Tibiscum, Dacia, fechado en el 157; si no dudamos que sea el mismo personaje, debemos fechar la estancia en Hispania, en el reinado de este Emperador.

 

    Marco Aurelio (161-181)

Se conoce a VALERIO SEMPRONIANO prefecto del Ala II Flavia.

 

    Cómodo (180-192)

Se han encontrado dos epígrafes fechados en el 184 y 191 respectivamente, que sitúa a las tropas del Ala II Flavia a los pies del monte Teleno durante los últimos decenios del s. II con la función de controlar y proteger las explotaciones mineras de la zona.

 

 

 

-MINERÍA: PRERROMANA, ROMANA Y BAJO IMPERIO

 

a) La técnica minera romana:

PLINIO (33, 77) (ver archivo FUENTES LITERARIAS EA) es el autor que ofrece datos más abundantes sobre el sistema de laboreo y rendimiento de las minas de Asturias y Galicia. La cifra de 20.000 libras de oro por año es la única cantidad conocida de la producción de minas del Noroeste. PLINIO no dice a qué época se refiere la cifra, si a la de AUGUSTO (27-14 a.C.) o a la de VESPASIANO (69-79), aunque admite que usa como fuente a AGRIPA.

Recientemente SÁNCHEZ-PALENCIA ha localizado un total de 606 explotaciones auríferas romanas en todo el Noroeste de la Península Ibérica. Según sus cálculos los romanos removieron unos 680 millones de metros cúbicos y obtuvieron unos 230.000 Kg. de oro. Se calcula que en el transcurso del tiempo laboraron unos 500 millones de toneladas de roca aurífera con una riqueza en oro de 8 gramos por tonelada, lo que asciende a unos 5.000 millones de pesetas  en oro. Del Norte extrajeron los romanos unos 20 millones de toneladas de oro, según cálculos; se ha calculado 150 millones de m² en Las Médulas y 150 millones más en el valle del Duerna. El oro del Norte contenía plata en proporción oscilante; unas veces una décima parte, otras una octava. Tan sólo en la mina llamada Albucrarense, en Gallaecia, la plata se presenta en una treintaiseisava parte.

               

    1. Arrugia o ruina montium:

Se aplicaba a los depósitos de aluviones, como en el Bierzo y en el Teleno y se localizan en dos zonas:

-Cuenca del Duero: en el curso de los ríos Omaña, Luna y Órbigo; con importantes vestigios en las comarcas de Luna, Omaña, Ordás, Cepeda, Maragatería, Duerna, Cabrera Alta y Valdería.

-Cuenca del Sil.

Pepitas de oro se hallaban diseminadas, irregularmente en la arcilla roja, con un porcentaje de uno a diez gramos de oro por tonelada. La operación consistía en cavar pozos y galerías destinados a provocar el hundimiento del monte. Esta operación se llamaba ruina montium; grandes depósitos de agua se colocaban en los puntos elevados de la explotación, alimentados mediante una red de acueductos; se precipitaban grandes torrentes de agua sobre los montones de tierra, que, en estado de loco líquido, fluían hacia los canales de decantación (agogae) donde se recogían las pepitas de oro. Los acueductos utilizados en estas explotaciones mineras se conocen en Las Médulas ya tallados en la roca, ya sobre los muros, que se siguen a lo largo de 40 km. Depósitos como los de La Leitosa, Paradaseca y Las Médulas se construían encima de las explotaciones. Algunas lagunas, como las de Las Médulas y Cernea, en Santa Colomba de Somoza, pueden ser vestigios de decantación. Las explotaciones formaban circos, como el de Fogo Chico, junto al Duerna y el de La Leitosa.

               

    2. "Sistema Peine":

Básicamente consistía en un caudaloso canal que, siguiendo una línea de nivel, recorría la parte alta de la ladera a excavar. A partir de él, y en dirección perpendicular al mismo, se iban trazando una serie de surcos que descendían hasta el valle, lugar donde, por lo general, convergían en uno solo que conducía al lavadero. Es el método que con más frecuencia se observa en los yacimientos de mantos aluviales de gran superficie y no mucho espesor, como son los de los ríos Omaña, Turienzo y Duerna, especialmente espectaculares en este último: Filiel, Boisán, Quintanilla, Priaranza... En el entorno más próximo a Astorga, al Oeste de la ciudad siguiendo el curso del río Turienzo, se localizan también varios castros y explotaciones mineras, como las de Pedredo y Rabanal del Camino. (SÁNCHEZ-PALENCIA y PÉREZ, DOMERGUE, SÁNCHEZ-PALENCIA et alii).

 

b) Restos auríferos en la zona de Astorga:

-Las Lagunas, las Murias y los Foyos, en Pedredo y Murias de Pedredo.

-Prado Cerrao, las Fuécaras, el Focarón, en El Ganso.

-Val de los Carros y las Cabuercas, en Lucillo.

-Los Fuyarcones, los Cascallales, la Laguna y Valliluengo, en los alrededores de Chana de Somoza.

-Los Foyos y sus "arrugias" de Filiel y Molina Ferrera.

-Las Brañuelas, de Boisán.

-Las Cascallales del río Propín y las Maseras, de Molina Ferrera.

-Los canales o raíles que bajan del Teleno, en el término de Molina Ferrera:

    - Canal de las Vicillas, por la zona de los Foyos.

    - Canal de la Presa de la Calera.

    - Canal de la Vidulina.

    - Canal de Peña Viniriega.

    - Canal del Cembón de Valliello.

    - Canal de Tierras de la Cullada, que se estira suavemente desde el Valle de Bouza Mariel.

    - Canal del Covayo Pequeño.

    - Canal del Covayo Grande.

    - Canal de las Maseras de Abajo.

    - Canales, por lo menos tres, de Peña Billosa.

    - Canal de Fuente Lara.

    - Canal de Río Concejo.

-La Cabuerca, de Pobladura de la Sierra.

-El Fueyo de la Narcilla, de Santiago Millas.

-Las Cabuercas y Focaronas, de Viforcos y Veldedo.

-Monte de las Médulas y la Laguna Cernea, en el término de Santa Colomba de Somoza.

-Los Sirios y el Monte de Santiago, entre Santa Marina de Somoza y Andiñuela.

-Valle de Fueyos, las Devesas, el Portillo y Fucochicos, en Luyego.

-Prao Redondo, las Cabuercas del Castro, las Cabuercas del Pilo, los Cabuerquines, los Valleiros y Peña Furada, en Lagunas de Somoza.

 

c) Explotaciones mineras en la zona de Filiel:

La cabecera del Duerna está en los Montes Aquilianos, en Pobladura de la Sierra.

En la zona de la Valduerna, las medias laderas bajas, sobre todo, se hallan invadidas por las "murias" o "pedredos", donde se apartaron los cantos de diámetros con una media como de palmo. Un análisis detallado descubre también campos enteros de enormes vaciados, canales de suministro, castros, lavaderos.

Los grandes socavones para el lavado comienzan en Molina Ferrera, emplazándose en la margen derecha; los arroyos que confluyen en Molina ya han sido captados con canales. Entre Molina y el arroyo de Robledo existen importantes excavaciones: se excavan huecos en la media ladera alta, cuyos desagües son en dirección a los barrancos laterales o sesgadamente a la corriente principal; Los canales se preparan en las cabezas de las planas de terrazamiento que coronan el valle.

Entre el Robledo y el Tobaniel existen tres zonas de arranque:

- La más cercana al barranco de Robledo se escalona en dos niveles distintos: el alto, al pie de la coronación, es bastante profundo; el bajo, con desagües al Robledo, presenta un cono de deyección de los finos (zona denominada "La escrita"), y que juntamente a los localizados en Filiel y Lucillo entre otros, certifica la antigüedad de los yacimientos.

- Se localiza una fucarona de unos 200 x 100 m.

- Unas pequeñas médulas entre el Tobaniel y el Duerna, justo sobre Filiel, es un haz de arrugias o barranqueras artificiales divergentes desde la cabeza del rañazo hacia el tramo bajo del Tobaniel, al que salen cinco desagües principales, que han contribuido notablemente a cegar y elevar su plana de acarreos. Además se hizo otro gran callejón recto de avenamiento, hacia el Duerna. A su pie yace un gran abanico de detritus. En el fondo de estas medulillas, de medio kilómetro cuadrado subsisten, al menos, un par de ágogas o lavaderos.

Entre Filiel y la zona del arroyo del Valle de Prado, las excavaciones están altas y retiradas del río. Los barridos han sido muy enérgicos, habiendo casi aplanado una plataforma en la que restan algunos picuezos y cerretes testigo. El más importante y alto de éstos, sin duda, iba a derribarse por pie, pues queda completamente aislado de los canales. Presenta un pequeño socavón, de unos 100 m Æ, de bastante profundidad, orientado al norte. Es de forma cuadrada y mira al valle principal.

Entre el Valle de Prado y el arroyo de la Debesa, ya en Boisán, las excavaciones son más incipientes. Los canales suman, al menos, 15 km; los principales vienen del pie de Peña Cetrera (± 1400 m de altitud, a unos 5 Km del nicho del Teleno), donde nacen los arroyos del Valle de Prado y del río Valdespino, tomando aguas indistintamente de uno u otro (zona llamada "La Presa"). Las excavaciones en esta zona están hechas mediante el procedimiento de las aradas.

 

d) Evolución histórica de la minería:

 

    1. La minería en época prerromana:

Encontramos gran número de referencias al oro en los escritores grecolatinos de época altoimperial. (ESTRABÓN, PLINIO, SILO ITÁLICO y FLORO). La metalurgia en la Celtiberia estaba muy desarrollada, pero el problema principal es asignar una cronología a estas explotaciones. Sabemos que ya se obtenía oro en época prerromana, con el que se hicieron las joyas castreñas, cuya área de difusión tienen mucho que ver con las explotaciones de época prerromana y romana, tanto beneficiando las arenas auríferas de algunos ríos como con explotaciones del subsuelo, y además los términos empleados por PLINIO en la descripción de las explotaciones son indígenas. Por otra parte en las minas de cobre se han encontrado herramientas de piedra y hueso para la obtención de mineral, así como utillaje de cobre prerromano en yacimientos arqueológicos.

Se ha creído que hasta la conquista romana la orfebrería del Noroeste se fabricaba con oro aluvial, obtenido por el lavado de las arenas de los ríos y, por tanto, que no se conocía ninguna otra técnica de explotación. Un examen atento de la descripción de PLINIO (33, 77) da lugar a una idea diferente, ya que la terminología minera no tiene raíces latinas. Por ello el texto de FLORO (5, 34, 3) no debe entenderse en el sentido de que los romanos comenzaron a explotar las minas del noroeste, si no que aceleraron la explotación ya existente. SÁNCHEZ-PALENCIA no comparte esta teoría, y cree que la minería prerromana fue escasa.

 

    2. La minería en el s. I:

El hecho que el noroeste sea la zona que más oro ha dado, justifica la presencia de militares y fortificaciones. En función de las explotaciones se encuentran los asentamientos de tipo castreño: Truchas, Corporales o los de la Valduerna; y los militares: cuarteles de invierno en la Valduerna.

Eran explotadas directamente por el estado romano, entre otras cosas debido a la envergadura de las obras que semejante labor requería, tanto en las excavaciones como en los sistemas hidráulicos, y también a las inversiones necesarias para llevarlas a cabo. El motivo de que el Emperador estuviera dispuesto a hacer unas inversiones tan cuantiosas en la zona probablemente fuera la importancia del oro de cara a la acuñación de moneda durante el s. I.

La organización de las explotaciones estaría dirigida por el "Procurator Augusti per Asturiam et Gallaeciam". La procuratela ducenaria de Asturias y de Galicia fue creada en tiempos de VESPASIANO (69-79) o mejor de NERVA (96-98). El procurador era un individuo de orden ecuestre encargado de supervisar las finanzas de las provincias y de velar por los intereses del emperador, por ejemplo:

-L. ARRUNCIO MÁXIMO (79), primer procurator; sería el encargado de administrar las leyes mineras.

-Q. PETRONIO MODESTO en tiempos de NERVA y TRAJANO.

    A lo largo del s. I vamos perdiendo de vista estos procuratores Augusti y empiezan a aparecer unos funcionarios llamados "Procuratores Metallorum" que tienen el control directo de determinadas minas o zonas mineras. A diferencia de los anteriores, no son de orden ecuestre, si no que eran libertos del Emperador, antiguos esclavos que formaban parte de la casa imperial.

    La gran actividad de las minas comienza hacia mediados del s. I y dura todo el s. II.

- La forma de vida de los mineros:

Se ignora la condición de la mano de obra, lo único que se sabe es que era numerosa. Las inscripciones de Tres Minas y de Santa Colomba de Somoza mencionan a libres. Los montes del Teleno están nevados gran parte del año, lo que indica que sólo se trabajaba durante el buen tiempo, empleando temporeros.

La ruptura que se produjo entre los intereses romanos en las labores auríferas y los existentes en épocas prerromanas supuso también un claro cambio formal y demográfico en las formas de ocupación del territorio. Los castros se utilizaron como poblados mineros, pero fuera del contexto geográfico, económico y social que habían tenido en época prerromana, lo que explica su elevado número en las zonas mineras, generalmente situadas en lugares inhóspitos y con pocos recursos agropecuarios. Su carácter estacional impidió además que se produjese una consolidación de las formas de vida prerromanas. La población minera indígena asistió pasivamente a la explotación del oro por el fisco imperial, de forma que no tuvo ningún aliciente económico o social para integrarse y asimilar las costumbres del mundo romano. No obstante, el indudable contacto con él fue transformando poco a poco la estructura de los poblados castreños y su forma de vida, y finalizó causando su abandono, seguramente por unos asentamientos de llanura, tan estacionales mientras que estuvieron en función de las minas como los castros y de los que hasta ahora no se poseen tantas evidencias.

 

    3. La minería en el s. II:

Varios argumentos demuestran que las minas se encontraban en pleno rendimiento en época de los Antoninos, como lo prueba el que se conozcan los nombres de otros procuradores en estos años:

-D. IULIUS CAPITO (113-115)

-C. IUNIUS FLAVIANUS (117-161)

-SEX. TRUTTEDUS CLEMENS (S. II)

Entre los gobiernos de ANTONINO PÍO (138-161) y de CÓMODO (180-192), en las proximidades de las arrugiae del Teleno, se encontraban la administración de las minas de esta zona, los representantes de la administración financiera regional y un destacamento militar de la Legio VII Gemina, mandado por un centurión y, a partir del 165, la Cohors I Gallica, a la que se añaden temporalmente elementos de la Cohors I Celtiberorum, durante el gobierno de MARCO AURELIO (161-180) y de LUCIO VERO y, después del 175, del Ala II Flavia.

De esta época se conocen varios procuratores metallorum citados en las lápidas de Villalís, que muy posiblemente eran administradores de las explotaciones auríferas de Las Médulas y el Duerna, en la segunda mitad del s. II:

-HERMES, Augustorum Libertus (165-166): en las minas del Duerna.

-AELIUS FLAVIUS (167)

-VALERIUS SEMPRONIANUS (175)

-AURELIUS FIRMUS (191)

-ZOILOS, Augustorum Libertus: en las minas del Duerna.

Tres de ellos son de origen griego. Los libertos imperiales estaban frecuentemente al frente de las explotaciones mineras, lo que indica su importancia en la hacienda del Emperador. La presencia de estos procuradores, en la segunda mitad del s. II demuestra que estas minas se seguían explotando y eran monopolio del Emperador. En cuatro inscripciones de la época de MARCO AURELIO, se mencionan beneficiarii procuratoris Augusti, que son suboficiales; trabajan como empleados o contables al servicio de un procurador del orden ecuestre.

Se conocen los nombres de otros Procuratores Augusti:

-PUBLIUS AELIUS HILARIANUS (184-192)

-PUBLIUS MAXIMUS (192-198)

- GAIUS OTACILIUS SATURNINUS (192-198)

Se ha propuesto la tesis de que las arrugiae del Duerna o de Turienzo necesitaban un personal técnico especializado para construir las obras hidráulicas y para hacer la ruina montium; parece ser que algunas unidades auxiliares del ejército participaban en trabajos técnicos, como extracciones y fundición. En la región de Teleno, los destacamentos militares dependían probablemente del Procurator metallorum.

Las continuas reparaciones de las calzadas del Noroeste en época severiana, prueban también que las minas de oro se explotaban a finales de la dinastía Severa; se deja ahora de trabajar en varias minas hispanas de esta región, ignorándose las causa, pues el rendimiento seguía siendo aceptable. No se puede atribuir a falta de mano de obra esclava, pues desde finales del s. I a.C. los libres trabajan en las minas en número alto. En Asturias no ha aparecido ningún tesorillo de monedas de oro con posterioridad a ADRIANO (117-138), pero de este hecho no se deduce el cese de la explotación minera.

-La forma de vida de los mineros:

Se conocen mineros procedentes del Noroeste (Galicia, Asturias...) en el Suroeste. Las lápidas señalaban el origen de estos mineros que, como los colonos de las tierras, eran libres en su mayoría en estos años, lo que indica un cambio grande en los sistemas de explotación.

 

    4. La minería en el Bajo Imperio:

En el s. III los dos centros mineros más importantes del noroeste eran Braga y Astorga; por ello los Emperadores prestan atención a las cuatro vías que unían estas ciudades. Eran básicas para la economía de la época, ya que CONSTANTINO (312-337) quiere crear una moneda fuerte de oro, el "Solidus Aureus".

El final de las explotaciones romanas es un problema, la fecha no se conoce con certeza. Entre los años 198-209 no funcionó la procuratela de Asturias y Galicia porque el mando volvió a manos de la Hispania Citerior. Ésta desaparece probablemente hacia finales del s. II o comienzos del s. III, lo cual es un signo patente de una baja de la industria minera en la región. Restos aislados como monedas del s. III-IV no son de gran valor, el testimonio de los autores de la época tampoco, sobre todo si tenemos en cuenta que en el EDIPTUM DE PRETIIS RERUM VENALIUM (inicios s. IV) y en la EXPOSITIO TOTIUS MUNDI ET GENTIUM (s. V) no se mencionan las minas de Hispania.

Sólo hay un testimonio a favor: el mantenimiento interrumpido de las rutas que, en particular para las vías que unían Astorga y Braga, no cesan hasta finales del s. IV, y la permanencia de la Legio VII Gemina en León.

Se conocen los nombres de dos Procuratores Augusti:

-IULIUS SILVANUS MELANIO (198-209)

-CLAUDIUS ZENOBIUS (212-222)

En todo caso el silencio de datos sobre las minas de oro a partir del s. III es misterioso. Durante los 50 años que van entre la muerte de ALEJANDRO SEVERO (235) a la ascensión de DIOCLECIANO (284), el nivel de extracción del oro se paralizó en los primeros años del s. III como muy tarde. Su declive no se debe al agotamiento, ni a la falta de técnicas, ni por falta de demanda; parece que el problema fue la mano de obra, ya que es en el noroeste donde más minas se abandonan, minas explotadas directamente por el estado.

 

-Glosario minero:

Agogae: canales de decantación.

Apistascudis: mineral aurífero tostado y triturado para la copelación.

Arrugia: acueducto que transportaba el agua de la mina.

Balux: pepita de oro.

Corrugii: acueducto.

Pala o palacurna: pepitas de oro.

Segutilum: capa superficial que recubre el yacimiento.

Tasconium: tierra refractaria, de la que se hacen los crisoles.

 

 

-RELIGIÓN:

 

El monte Teleno:

La comprensión de Roma hacia los cultos locales condujo en muchas ocasiones a sincretismos: los dioses locales eran venerados bajo un nombre mixto romano – indígena.

Entre las deidades de la guerra y protectoras de las armas destacan Marte y Hércules. Marte es el dios por excelencia de la guerra. Así Mars Tilenus era a la vez el dios romano Marte bajo su advocación agraria y el dios indígena Tilenus (Monte Teleno). Es un ejemplo de sincretismo entre dioses indígenas y romanos: el mitológico monte Teleno, dios guerrero de los Astures, estaba consagrado a la divinidad guerrera Mars Tilenus.

En una inscripción sobre lámina de plata, en La Bañeza, aparece con el nombre de "MARTI TILENO". En Quintanilla del Marco se lee en una placa latina "a Marte del Teleno" (La Crónica, 14-01-90).

Por ESTRABÓN (3, 3, 7) sabemos de la existencia de un dios guerrero asimilado a Marte, a quien se sacrifican machos cabríos, caballos y también prisioneros. Está documentado con una inscripción aparecida en una lámina de plana, en La Bañeza, con el nombre de "MARTI TILENO".

En Astorga se han documentado estelas funerarias indígenas y culto a: Tríada Capitolina, Minerva, Monte Teleno (Mars Tilenus, divinidad guerrera), Zeus Serapis, Sabazios y al Emperador (a partir de los Flavios).