LA CARNICERÍA

La carnicería de Valentín es el emblema oficial de Filiel. En la provincia y en el extranjero, si alguien (no nativo) conoce Filiel, es por la carne.

 

Valentín vende solamente carne de ternera, pero en época de matanza también compra buenos cochos ibéricos.

Algunos fines de semana no caben los coches en la plaza de la gente que viene a comprar a la carnicería. Muchos clientes vienen de Madrid y de donde sea, y se llevan quilos y quilos de carne. Es alucinante.

Incluso en algún restaurante pone en la carta: "Filete de Filiel", "Chuleta de Filiel", "Chuletón de Filiel".

 

No podría terminar la redacción de este apartado sin hacer mención al ayudante del carnicero: Ángel, también conocido como Angelín o Cheli. Siempre con Valentín, fiel a su trabajo en la carnicería.

 

Es un verdadero privilegio tener algo tan grande en un lugar tan pequeño.

   

Se observa, en la lejanía, el edificio de la carnicería y el rótulo de la puerta.