LA CANASTA

La canasta fue uno de los más importantes centros de reunión juvenil de Filiel, hoy desbancada por el nuevo polideportivo.

Los chavales quedaban aquí para jugar un partido, echar unos tiros o, simplemente, sentarse a mirar el espectáculo mientras se comían una docena de bolsas de pipas (el verdadero deporte veraniego).

Su peculiar ubicación ha sido la causa de alegrías y desgracias, oportunidades e imposibilidades. Como desventajas podríamos puntualizar los múltiples esguinces motivados por el bordillo de la acera, la figura del recogepelotas huerta abajo y la circulación intermitente de vehículos que obliga a parar el juego constantemente. Como ventajas: todo, incluidas las desventajas, pues me atrevería a decir que eran la auténtica diversión.

Actualmente la canasta, sometida obligatoriamente a la jubilación, descansa en paz después de tantos años de gloria.

Siempre estarás en nuestra memoria.

 

   

Se observa en la imagen el estado lamentable en el que se encontraba la canasta, debido a su exposición a las constantes inclemencias humanas y medioambientales.